Un grupo de delincuentes criminales filtró los datos de al menos 14 mil tarjetas de crédito de múltiples bancos en Chile. Esta situación obligó a las entidades a realizar un masivo operativo para desactivar los plásticos afectados, informó el gobierno este miércoles por la noche.

Los responsables del delito informático llamado “ShadowBrockers” divulgaron un archivo en redes sociales con “el número de las tarjetas de crédito, el número de seguridad (CVV) y la fecha de expiración”, informó la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) en un comunicado.

Alrededor de las 17:00, hora local, la SBIF fue notificada por una serie de entidades fiscalizadas de una publicación en Twitter, “por medio de la cual se habría hecho público un archivo con datos de un número aproximado de 14.000 tarjetas de crédito”, informó la nota.

El hackeo afectó a bancos locales y extranjeros como el Santander, Itaú, Scotiabank y Banco de Chile, que emitieron comunicados en los que anunciaron la desactivación de estas tarjetas y que luego notificaron a sus clientes afectados por el hecho. Asimismo, redoblaron las medidas de seguridad para evitar mayores daños.

Las autoridades aún no han evaluado el daño económico causado por el delito.