Las acciones de la plataforma francesa de transmisión de música Deezer se desplomaron hasta un 35 % en su primer día de operaciones, en un duro golpe para el inconformista de las telecomunicaciones Xavier Niel y el multimillonario del lujo Francois-Henri Pinault, quienes hicieron el debut de la compañía en el mercado.

Deezer, uno de los primeros llamados «unicornios» del país, o empresas tecnológicas valoradas en más de 1.000 millones de euros, ha estado luchando por convencer de su capacidad para enfrentarse a rivales más grandes como Spotify y Apple Music.

«El sector es súper competitivo», dijo Manuel Muehl, analista de DZ Bank. «Hay múltiples servicios, Amazon Prime, Apple Music, etc., que están a cargo de grandes empresas estadounidenses con bolsillos muy profundos».

«(Ellos) pueden subsidiar su negocio con otras fuentes de ingresos y, por lo tanto, no dependen del éxito de sus plataformas de música a diferencia de las empresas de ‘juego puro'».

Deezer caía un 24 % a las 11:49 GMT a 6,52 euros por acción, tras abrir a 8,50 euros. Anteriormente se había hundido hasta un 35 %.

«Hay dudas sobre su capacidad para crecer y generar ganancias», dijo una fuente de la industria.

La cotización de acciones de Deezer fue posible gracias a su fusión con una empresa de cheques en blanco, I2PO, respaldada en particular por el banquero francés Matthieu Pigasse, Niel y Artemis, el holding de la familia Pinault que controla al propietario de Gucci, Kering.

Deezer anunció su salida a bolsa en París en abril en un acuerdo que valora el negocio en poco más de 1.000 millones de euros (1.000 millones de dólares).

Servicios como Deezer y sus rivales representan un cambio en la industria de la música que deja de comprar y descargar pistas para escuchar en línea canciones almacenadas de forma remota.

Fundada en 2007, o apenas un año después de Spotify, Deezer ha contemplado ingresar al mercado de valores durante años. Pospuso los planes de salida a bolsa anteriores en 2015 debido a las condiciones del mercado.

La caída de las acciones no impidió que el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, que asistió a la ceremonia que marcó el debut de Deezer en el mercado, elogiara a Deezer por su cotización en bolsa.

«La salida a bolsa de @DeezerFR no es solo un éxito económico y tecnológico, sino también un éxito cultural», tuiteó Le Maire. «Defender a Deezer es defender nuestra cultura… nuestra herencia musical».

Fuente: Reuters