La firma estadounidense de inversión en tecnología Thoma Bravo informó este jueves que no haría una oferta por Darktrace después de que no logró acordar los términos de un acuerdo para la compañía británica de ciberseguridad.

Las acciones de Darktrace, que cotizaron en abril de 2021, cayeron un 30 % a 359 peniques después del anuncio.

Darktrace dijo el mes pasado que había recibido varias propuestas preliminares y condicionales de Thoma Bravo, enviando sus acciones a 560 peniques en los días siguientes y dándole un valor de mercado de poco más de 4 mil millones de libras.

«Se llevaron a cabo conversaciones iniciales con Thoma Bravo sobre una posible oferta por la compañía, pero no se pudo llegar a un acuerdo sobre los términos de una oferta en firme», indicó Darktrace.

Según las reglas de adquisición británicas, Thoma Bravo no puede hacer una oferta por Darktrace durante seis meses a menos que otra compañía haga una oferta en firme o llegue a un acuerdo con el directorio de Darktrace.

Darktrace contó con el respaldo de Mike Lynch, el empresario tecnológico que, según dictaminó un juez británico, fue el autor intelectual de un elaborado fraude cuando vendió su empresa Autonomy.

Darktrace dijo que seguía teniendo «mucha confianza» en sus perspectivas futuras, como lo muestran sus resultados del año hasta finales de junio publicados este jueves.

Pero no cumplió con su propio pronóstico de ingresos después de que dijo que 3.8 millones de dólares de ingresos en su primer semestre deberían haberse reportado en su año fiscal anterior.

El error contable resultó en ingresos de 415,5 millones de dólares, un 45,7 % más que la cifra actualizada de 2021.

El grupo, que utiliza inteligencia artificial para detectar ataques y vulnerabilidades dentro de las redes de TI en lugar de construir barreras en el perímetro, reportó una ganancia neta de 1,46 millones de dólares frente a una pérdida de 145,8 millones el año anterior.

Fuente: Reuters