Más allá de las opiniones escépticas, al parecer, el gobierno de Cuba está enfocado en acortar a como de lugar su brecha digital. Varias han sido ya las señales de la política de acercamiento de la isla para tratar de solventar su atraso tecnológico.

Aparte de los procesos internos que desde el país antillano se llevan a cabo para la implementación de la tecnología 3G en la telefonía celular, ya fuera de sus fronteras comienzan a dar pasos más concretos, tal es el caso de la reciente firma de cuatro acuerdos con Google a fin de potenciar el contenido cubano en la red.

De acuerdo a información divulgada por medios estatales y de la que se hicieron eco las principales agencias y portales del mundo, cuatro entidades oficiales de Cuba suscribieron memorandos de entendimiento con Google sobre contenidos de internet.

La Universidad de las Ciencias Informáticas, la plataforma Infomed, el Ministerio de Cultura y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana fueron los organismos que firmaron a finales de septiembre los preacuerdos con el gigante tecnológico.

El propio presidente de la entidad, Miguel Díaz-Canel, sin entrar en detalles de los acuerdos, hizo el anuncio en el acto de clausura de la primera Conferencia Nacional de la Unión de Informáticos de Cuba.

Cuba genera 542 millones de resultados en Google, el más importante buscador de Internet.

Este tipo de documentos protocolarios sirve habitualmente para dotar de un marco legal a la colaboración entre instituciones, lo que permite después firmar convenios para acciones concretas.

Con la excepción de Infomed (el portal de la red de salud), las instituciones cubanas que firmaron los memorandos de entendimiento con Google ya habían formalizado convenios con empresas tecnológicas estadounidenses durante la fase de distensión entre ambos países que se produjo en el segundo mandato del presidente estadounidense Barack Obama.

El nuevo contacto entre Cuba y Google responde, según expertos, a la voluntad de La Habana de sortear las limitaciones económicas y tecnológicas que le impone el embargo de EE.UU., reforzado por la Administración de Donald Trump, y avanzar en el tardío proceso de informatización del país.

Díaz-Canel, primer líder cubano nacido después de la Revolución de 1959 e ingeniero electrónico de carrera, ha reiterado su voluntad de promover la informatización de la sociedad desde que llegó al poder en abril en reemplazo de Raúl Castro.

Cuba es uno de los pocos países del mundo donde no hay servicio de internet móvil, un atraso que el Gobierno ha prometido corregir con la instalación de infraestructuras 3G, que comenzarán a operar previsiblemente antes de final de año.

Mercado potencial

Google ha sido uno de los gigantes tecnológicos que ha mantenido interés por introducirse en el sector cubano de las telecomunicaciones desde el anuncio del deshielo bilateral (diciembre de 2014), aunque hasta ahora su presencia es muy limitada.

La compañía ofreció hace tres años a las autoridades de la isla ampliar el acceso a internet en Cuba, pero la propuesta no prosperó por las reticencias del ala dura del gobernante Partido Comunista cubano (PCC, único legal).

Sin embargo, la tónica ha variado poco a poco y recientemente Díaz-Canel visitó las instalaciones de la empresa Alphabet, matriz de la firma Google, en Nueva York, un encuentro que reunió a representantes de las principales firmas de tecnología de Estados Unidos.

Ejecutivos de varias compañías del sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones de Estados Unidos mostraron al mandatario cubano su interés en las potencialidades del mercado de la isla, así como en las perspectivas de desarrollo de la nación caribeña.

Invitado por Eric Shmidt, vicepresidente de Alphabet, el Jefe de Estado de Cuba conversó con los asistentes acerca del desarrollo de las altas tecnologías y el rol de estas en el avance de los países en desarrollo.

En la reunión estuvieron los directivos principales de Google, VaynerMedia, Connectify, Mapbox, Mckinsey and Company, Virgin Group, AirBnB, Revolution, Twitter, Microsoft, Bloomberg y Cresta.

Durante varios años, el gigante tecnológico aplicó al pie de la letra las disposiciones que se derivaban del embargo y ello implicaba la prohibición de servicios tan importantes para el desarrollo tecnológico como Google Analytics o Google Code Search.

Pero en 2014 se permitió a los usuarios cubanos instalar el navegador Chrome y posteriormente el acceso a Play Store para instalar aplicaciones y juegos gratuitos, así como también una versión sin costo del servicio de estadísticas de sitios web Google Analytics.

Como resultado del proceso de normalización entre Cuba y Estados Unidos, que comenzó el 17 de diciembre de 2014, con el restablecimiento de relaciones diplomáticas, se incrementó el interés de Google por la Isla y varios de sus directivos realizaran otros viajes a La Habana para promover programas de cooperación.