El desarrollador de la serie de juegos para móvil Angry Birds, Rovio Entertainment, informó que sus beneficios aumentaron un 160% durante los confinamientos, pues más personas buscaron opciones para entretenerse en casa.

 

El beneficio operativo ajustado aumentó a 13,8 millones de euros frente a los 5,3 millones del año anterior, pero los ingresos fueron menores porque bajó la recaudación por sus películas.