Heberto Alvarado Vallejo

Statista nos comparte esta interesante gráfica en la cual se contabilizan los días de trabajo que una persona debe destinar para poder comprarse un iPhone X, el icónico smartphone que se cotizó en 2017 en unos 999 dólares.

Vemos como hay diferencias notables entre las economías de de mercados emergentes frente a Suiza, Estados Unidos, e incluso Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos. Pero pongamos toque sudamericano a la comparación.

Mientras un peruano debe ahorrar su sueldo de mes y medio, un venezolano, que no aparece en el ranking, debe invertir el sueldo de toda una vida. El ingreso de un venezolano no llega a los 2 dólares mensuales. Es decir, un compatriota debe trabajar 40 años, sin gastar un centavo para poder adquirir uno de estos equipos.

La comparación, quizás morbosa, desvela la dramática realidad del consumidor venezolano. Asombra más el tiempo de tal deterioro. En 2009, cuando se lanzó el iPhone 3GS, un venezolano invertía mes y medio de sueldo.