Las criptomonedas supondrán un riesgo para la estabilidad financiera si el sector emergente mantiene su rápido crecimiento de los últimos dos años y las firmas financieras profundizan su participación, aseguró este martes el Banco Central Europeo (BCE).

El criptomercado se desplomó bruscamente este mes después de la caída de la principal «stablecoin” TerraUSD. El desplome ha llevado a los principales líderes financieros del mundo a pedir una regulación «rápida y completa» del sector.

Criptomonedas: históricamente un activo de nicho favorecido por inversores hambrientos de riesgo, se disparó en tamaño durante la pandemia de covid-19. Los inversores institucionales se sintieron especialmente atraídos por las afirmaciones de que Bitcoin actúa como una cobertura contra la inflación y ofrece altos rendimientos frente a las bajas tasas de interés.

El sector de las criptomonedas alcanzó un pico de 2,9 billones de dólares en noviembre pasado, frente a menos de 300 mil millones a principios de 2020. Aún así, bitcoin, el token más grande, se ha desplomado en más de la mitad desde noviembre, arrastrando el valor del mercado de criptomonedas en general a alrededor de 1,2 billones de dólares.

El BCE, en su revisión bianual de estabilidad financiera, dijo que la exposición a las criptomonedas por parte de los bancos y otras instituciones financieras a gran escala podría poner en riesgo el capital y dañar la confianza de los inversores, los préstamos y los mercados financieros.

«El riesgo sistémico aumenta en línea con el nivel de interconexión entre los criptoactivos y el sector financiero tradicional», agregaron desde el banco europeo.

El comercio altamente apalancado que ofrecen los exchanges de criptomonedas ha hecho que los inversores tomen prestados fondos para comprar una mayor exposición a las criptomonedas, lo que también aumenta los riesgos de estabilidad financiera, señaló el BCE.

Además, las deficiencias de datos en el sector también están obstaculizando la evaluación de los riesgos financieros, dijo, y advirtió que las publicaciones de los exchange de criptomonedas y los agregadores de datos deben tratarse con precaución.

Los inversores minoristas, durante mucho tiempo en el corazón del comercio de criptomonedas, también se han acumulado, señaló el BCE.

Uno de cada diez hogares de la zona euro ha comprado criptomonedas como bitcoin, según su Encuesta de Expectativas del Consumidor, que realizó la encuesta en seis países.

El BCE dijo que las criptomonedas no eran adecuadas para la mayoría de los inversores minoristas e instó a las autoridades de la Unión Europea (UE) a aprobar nuevas reglas sobre los criptoactivos «con carácter de urgencia».

Las reglas, publicadas por primera vez en septiembre de 2020, aún no han sido acordadas por la UE y no están programadas para su aprobación hasta 2024 como muy pronto, dijo el BCE.

Fuente: Reuters