Acuerdo entre bambalinas, sin saber en qué ha quedado el asunto. Dos de los videojuegos más exitosos del momento han aparcado por un momento los mandos para competir entre sí en un tribunal.

Bluehole, estudio desarrollador de «PlayerUnknown’s Battlegrounds» –más conocido por sus siglas impronunciables «PUGB»– ha retirado su demanda contra los creadores del fenómeno global «Fortnite», zanjando así una batalla legal entre ambos títulos por supuesta vulneración de derechos de autor.

Este anuncio, según informa «Bloomberg», se produce después de que los autores de PUGB enviaran una misiva a los abogados de Epic Games este lunes, cerrando con ello la demanda por supuesta vulneración de los derechos de autor en la obra digital. Pese a todo, no han trascendido los motivos y se desconoce si ambas empresas han llegado a un acuerdo extrajudicial. Algo que, según los expertos consultados, es lo más habitual en estos casos de propiedad intelectual.

Lo curioso del caso es que ambos juegos, que han popularizado el estilo llamado «battle royale», forman parte del gigante de internet chino Tencent Holdings. Así, «PUGB» emplea el motor gráfico Unreal Engine, propiedad de Epic Games, la empresa detrás de «Fortnite». Los dos comparten algunas características en las mecánicas y estilo de juego, lo que ha derivado en acusaciones por supuestamente basar su desarrollo en una copia industrial. De ahí que esta cercanía empresarial puede haber motivado la retirada de la demanda.

El primero, por un lado, llegó antes. Hasta la fecha, ha vendido más de44 millones de copias en sus versiones para ordenadores y Xbox One -no cuenta con adaptación a PlayStation 4 por el momento-. El segundo, gracias a diversos factores como su modelo «free to play» y el boca-oreja gracias a los «youtubers», ha logrado amasar un descomunal éxito que se ha traducido en una facturación de más de318 de dólares en el mes de mayo, superando en total los 1.200 millones de ingresos.