Al parecer los consumidores cambiaron sus hábitos de compras en el Prime Day, el evento anual de Amazon, al estilo Black Friday, en el que los usuarios tienen 48 horas para aprovechar las más de dos millones de ofertas disponibles.

Los clientes han preferido optar por productos de uso diario como pañales y cereales en lugar de televisores o laptops, según un estudio de la empresa de datos Numerator.

El año pasado la electrónica fue la categoría favorita de los usuarios, pero este año no corrió con suerte ya que pasó al cuarto lugar por detrás de los artículos de uso doméstico, los artículos de jardinería y la ropa, de acuerdo a la investigación.

Foto: Archivo

 

Por su parte Amazon reconoce el cambió en el patrón de consumo por parte de los usuarios. La razón: reducir gastos. “Los miembros de Prime están ahorrando a lo grande y aprovechando la más amplia selección de ofertas que nunca hemos tenido en el Prime Day”, indicó una portavoz del gigante del comercio electrónico en un comunicado.

Tampoco Amazon la tiene fácil por la competencia que ejercen otros minoristas como Walmart, Target y Best Buy que ofrecen ofertas bastante atractivas.

El informe de Numerator también reveló que el pedido promedio fue de 47,14 dólares durante las primeras 32 horas del evento, por debajo de los 54,64 dólares registrados en 2020.

Los compradores reaccionaron a todas las rebajas con autocontrol. El lunes, el promedio de pedidos para los compradores estadounidenses en todos los sitios fue de 180 dólares, superior a los 175 dólares registrados en los primeros 20 días de junio, según el Índice de Economía Digital de Adobe, que rastrea el gasto general en línea.

Ese pequeño salto aún fue suficiente para hacer del Prime Day el mayor día de compras en línea en lo que va de 2021, con los consumidores estadounidenses gastando 5.600 millones de dólares, según Adobe.