En medio del debate en curso sobre si empresas como Facebook y Twitter son responsables de difundir desinformación o “noticias falsas” en sus plataformas, la red social más grande del mundo se encuentra en el centro de otro escándalo relacionado con las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

Según la información filtrada al observador e informada por The Guardian, una firma de análisis de datos explotó una laguna en la API de Facebook para obtener la información personal de 50 millones de usuarios de Facebook con el fin de orientarlos con anuncios políticos personalizados.

La compañía, Cambridge Analytica, estaba trabajando estrechamente con la campaña de Trump y también se dice que jugó un papel en la campaña pro-Brexit antes del referéndum de la UE en el Reino Unido en 2016.

“Aprovechamos Facebook para recolectar millones de perfiles de personas. Y construimos modelos para explotar lo que sabíamos acerca de ellos y apuntar a sus demonios internos”, dijo Christopher Wylie, un ex empleado de Cambridge Analytica convertido en denunciante al Observer.

No es la primera vez que Facebook, de mala gana pero ingenuamente, habilita el uso indebido de su plataforma, como señala curiosamente Josh Constine de Techcrunch en un artículo reciente. “Facebook ingenuamente ha puesto su fe en la humanidad y ha sido abusado, explotado y probado repetidamente como negligente o cómplice”, escribe Constine, agregando que la compañía carece de “cínicos y voces diversas que puedan prever cómo sus productos podrían ser pervertidos o conceptualizados tontamente”.

Josh Constine es un periodista de tecnología que se especializa en análisis profundos de productos sociales. Actualmente es Editor-At-Large para TechCrunch. (Foto Flickr)

Facebook se enfrenta actualmente a críticas masivas por su manejo del asunto Cambridge Analytica, el precio de sus acciones está cayendo y el hashtag #DeleteFacebook está en tendencia en Twitter. Incluso antes del escándalo más reciente, muchas personas comenzaron a cuestionarse si la red social más grande del mundo podría haberse descontrolado.

En una encuesta realizada en diciembre por CB Insights, El 59 por ciento de los encuestados dijeron que esperan que Facebook se considere negativo para la sociedad dentro de diez años.

Fuente Statista