Disney está trabajando en un robot más humano. A través de la división Disney Research, la compañía intenta producir un robot que logre empatizar un poco más en su interacción, por lo que su diseño es capaz de imitar movimientos faciales simples pero determinantes, como, por ejemplo, los parpadeos o los sutiles movimientos de la cabeza.