Los líderes del Congreso de Estados Unidos buscaron forjar un acuerdo bipartidista de 52.000 millones de dólares este martes para subsidiar la fabricación de semiconductores en Estados Unidos e impulsar la competitividad del país con la tecnología china.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, ambos demócratas, se reunieron con el líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, y el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, para tratar de llegar a un compromiso.

«Estamos trabajando en eso ahora», dijo Schumer mientras se dirigía a la reunión. Una persistente escasez de chips ha perturbado las industrias automotriz y electrónica, obligando a algunas empresas a reducir la producción.

Las dos cámaras han aprobado proyectos de ley similares, pero las diferencias clave deben resolverse.

La legislación del Senado, aprobada en junio de 2021, incluyó 52 mil millones de dólares para subsidios de chips y autorizó otros 200 mil millones para impulsar la innovación científica y tecnológica de EE.UU. para competir con China.

La versión de la Cámara, aprobada en febrero, tiene casi 3,000 páginas e incluye varias propuestas comerciales que no están en el proyecto de ley del Senado. Es probable que se eliminen algunas disposiciones de la Cámara por falta de aprobación en el Senado, dicen los funcionarios.

Los demócratas han advertido que las grandes inversiones en la producción de nuevos chips en EE.UU. podrían verse comprometidas sin la acción del Congreso. El senador demócrata Mark Warner dijo a Reuters la semana pasada que «el tiempo corre».

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, y el gobernador de Indiana, Eric Holcomb, dijeron en un opinión conjunto para el Indianapolis Business Journal que los gobernadores de ambos partidos «coinciden abrumadoramente en que la acción federal es fundamental no solo para abordar la escasez de semiconductores que todos enfrentamos, sino también para realinear la investigación nacional y prioridades de desarrollo económico y superar a nuestros adversarios».

Fuente: Reuters