Actualmente la plataforma de Netflix ha estado implementado cambios significativos, dado que hace no mucho se incluyó una nueva suscripción que permite ver anuncios a cambio de pagar menos. A eso se le suma la nueva norma de hacer cargo extra a quienes compartan su contraseña con amigos o familia, algo que ahora se puede considerar un delito.

Según lo reportado en medios como BBC, la Oficina de Propiedad Intelectual británica menciona que compartir la clave en los servicios de streaming es considerado como una violación a los derechos de autor. Después de dar a conocer esto, lo borraron un poco después, ya que compañías de la industria aún no indican que tomarán acciones legales.

Esto es lo que se comentó por parte de la IPO:

“Existe una variedad de disposiciones en el derecho penal y civil que pueden ser aplicables en el caso de compartir contraseñas cuando la intención es permitir que un usuario acceda sin pagar a obras protegidas por derechos de autor. Estas disposiciones pueden incluir incumplimiento de términos contractuales, fraude o infracción secundaria de derechos de autor, según las circunstancias”.

A pesar de dichas declaraciones por parte del Reino Unido, hay ciertos elementos a tomar en cuenta antes de proceder de manera legal, por lo que si bien es un crimen, aún no tiene algún tipo de castigo disponible. Por ahora, lo único que se hará al respecto es el cobro adicional por conectarse a una IP distinta, ejemplo que tal vez sigan más servicios además de Netflix.

Fuente: Atomix