Estamos al tanto de que a veces te tomas un descanso o dos de tu familia y amigos, sin embargo, sabemos que no puedes descansar de tu obsesión con el acceso a Internet.

Ya sea para contacto social, para consultar los correos electrónicos, para obtener información de Google sobre cualquier cosa o todo, o para recibir las últimas noticias mundiales a medida que ocurren, internet es importante.

Por eso, al momento de instalarlo, es importante que preguntes al operario cuál es el alcance y cuántos dispositivos se pueden conectar al mismo tiempo, de modo que puedas conseguir una buena conexión.

Mientras tanto, acá te dejamos unas tácticas sobre qué hacer para mejorar la señal WiFi de tu casa…

1. Ubícalo de forma estratégica

Tu operario esta en la obligación de ubicar el modem en el sitio que más se acomode a tus necesidades, del mismo modo debe tener en cuenta la infraestructura del sitio para evitar bloqueos en la señal.

Si tu casa cuenta con varios niveles, ubícalo en el último piso de la casa. Si el servicio de internet se quiere instalar en un apartamento, ubica el router en el centro, lejos de las paredes y cualquier obstáculo.

Evita que quede dentro de un closet, o en un rincón estrecho. Ubícalo lejos de muros de madera o metal, pues en estos la señal suele rebotar.

2. Evita ‘obstaculizar’ la señal

Es recomendable que el router esté en un espacio abierto y a una altura promedio para que la señal pueda distribuirse con mayor facilidad hacia otros espacios.

3. Cuidado con las interferencias inalámbricas

El router funciona mejor si se encuentra lejos de otros equipos electrónicos, no lo coloques con otros dispositivos inalámbricos como monitores para bebés o celulares. ¿Por qué esto? si lo ubicas cerca de otros equipos de red se pueden generar interferencias que afectan la señal de internet.

4. Evalúa la cantidad de antenas para tu router

Si el espacio es amplio, el router requiere extensores de señal, es importante que tu equipo cuente con al menos dos o tres antenas para tener mayor alcance y cobertura.

5. Elije un nombre y una contraseña seguros

No uses nombres comunes o el número de tu documento de identidad, teléfono o cualquier dato de fácil conocimiento, tanto el nombre de la red y la contraseña del WiFi deben ser difíciles de adivinar para que otras personas no puedan acceder a tu red sin tu autorización o conocimiento.