La fiebre del viernes negro se ha convertido en más que una simple fecha del año que los estadounidenses toman para hacer compras desenfrenadas a precios increíbles.

Relevancia mundial

Con base en los registros de los últimos cinco años, las Tendencias de Google arrojaron un aumento considerable en el interés mundial de este evento, es decir, la conmosión que este viernes de ofertas produce, ha salido de las fronteras estadounidenses expandiéndose por todo el planeta.

Los efectos que la popularización de este evento tiene, son positivos en muchos sentidos. En todos los países evaluados, el interés de los usuarios se ha duplicado, pues, las posibilidades de compra tanto offline como online dimensiona el concepto de ofertas como aplicaciones existen.

Impulsor de la economía global

El equipo de Black Friday Global analizó 55 países para conocer la influencia que el viernes negro tiene en los registros de ventas anuales. Los datos arrojaron un aumento considerable en el número de transacciones en línea en contraste con un día normal. Es de esperarse que noviembre sea considerado como el mes donde se generan el mayor número de ganancias.

Pakistán, por ejemplo, lidera la lista del porcentaje de transacciones un viernes negro a diferencia de un día normal con un puntaje de 11525% de aumento, le sigue de cerca Hungría, con un 9750% de actividad de los usuarios para estas fechas.

Aún con la congestionada y compleja situación económica y social que atraviesa nuestro país, Venezuela tiene un puntaje de 195%, lo que se suma al porcentaje mundial de 624%

En conclusión, el Black Friday es un fenómeno que trastoca cada rincón del planeta, y que influye en los números de compras a nivel global transformando la visión de ofertas en todas las plataformas posibles.