La Comisión Europea (CE) aplicó este martes una multa total de 111 millones de euros en cuatro casos separados contra las empresas de electrónica Asus, Philips, Pioneer y Denon & Marantz. La razón obedece a que estos vendían sus productos más costosos a través de la web.

“Como resultado de las acciones emprendidas por estas cuatro compañías, millones de consumidores europeos hacían frente a precios más elevados para electrodomésticos, secadores de pelo, ordenadores portátiles y muchos otros productos. Eso es ilegal de acuerdo con las normas de la Unión Europea sobre competencia”, indicó mediante un comunicado Margrethe Vestager, la comisaria europea del ramo.

De acuerdo a la CE, las cuatro compañías aplicaron “precios de venta impuestos fijos o mínimos”, restringiendo de esta manera la capacidad del distribuidor minorista en internet de imponer sus propios costos para los productos.

Asus, Philips, Pioneer y Denon & Marantz se contactaban con los distribuidores que ofrecían sus mercancías a un costo menor y si estos no respetaban las exigencias de las empresas mencionadas sobre precios, recibían amenazas o sanciones, incluyendo el bloqueo de los suministros.

“El uso de sofisticadas herramientas de monitorización” permitía a los fabricantes “rastrear de forma efectiva” la fijación de los importes de reventa en la red de distribución e intervenir con rapidez en caso de que bajaran, añadió la Comisión.

“La intervención sobre los precios limitó la competencia efectiva de importes entre los minoristas y condujo a precios más altos con efectos inmediatos sobre los consumidores”, subrayó la Comisión Europea.

La sanción total de 111 millones de euros se redujo en los cuatro casos por la cooperación de las empresas implicadas con la Comisión. De esta manera, Asus deberá cancelar 63,5 millones de euros, Denon & Marantz tendrá que abonar 7,7 millones, Philips 29, 8 millones y Pioneer 10, 1 millones de euros, precisó el Ejecutivo comunitario.