La polémica sigue rondando al presidente de Tesla Inc, Elon Musk. La polvareda levantada hace algunos días por unos tweets en los que amenazó con retirar la empresa abruptamente de la Bolsa de Nueva York pica y se extiende.

Las repercusiones no se han hecho esperar, al punto de que el aspecto legal entró en juego tras una demanda promovida por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), en la cual acusa a Musk de fraude acusándole de confundir a los inversores.

En la querrella se afirma como “falsos y engañosos” los mensajes del empresario en Twitter sobre la posibilidad de sacar a la firma de vehículos eléctricos de la bolsa.

Musk tuiteó el 7 de agosto que había “asegurado” fondos para poder realizar esa operación, lo que “creó una confusión importante y una perturbación en el mercado”, según el texto de la demanda de la SEC.

El emprendedor había creado estupor con sus afirmaciones públicas, lo que a su vez hizo saltar el valor de las acciones de Tesla. El grupo abandonó la idea un tiempo después y los títulos perdieron hasta el 30% de su valor bursátil.

De acuerdo a una nota de Reuters, la demanda presentada en una corte federal de Manhattan, la SEC sostuvo que Musk “sabía o fue imprudente al no saber” que estaba engañando a los inversores el 7 de agosto al decir a sus más de 22 millones de seguidores en Twitter que podría sacar a Tesla de la bolsa a un precio de 420 dólares por acción, y que el “financiamiento estaba asegurado”.

El recurso también incluye tuits posteriores en los que Musk dijo que “el apoyo de los inversores está confirmado” y que podría crearse un “fondo para propósitos especiales” para los inversores que mantuvieran su participación en la compañía con sede en Palo Alto, California.

Según la SEC, Musk “sabía, o era negligente si no sabía, que cada una de estas afirmaciones eran falsa y/o engañosas”, agrega la agencia oficial, señalando que en el momento del posteo, más de 22 millones de personas, “en particular periodistas”, seguían la cuenta de Twitter del jefe de Tesla.

Ese día, las acciones de Tesla cayeron casi un 10% después del cierre de la Bolsa en Nueva York.

La demanda del jueves convierte a Musk en uno de los ejecutivos de más alto perfil que es acusado de fraude de valores por el regulador estadounidense. También busca impedirle dirigir compañías que cotizan en la bolsa, lo que incluiría a Tesla, así como una multa civil.

En la referida nota no hubo un representante de Tesla disponible de inmediato para realizar comentarios.

Sus acciones se hundieron un 5,7 por ciento en las operaciones posteriores al cierre de la sesión regular del mercado.

La demanda del jueves convierte a Musk en uno de los ejecutivos de más alto perfil que es acusado de fraude de valores por el regulador estadounidense. También busca impedirle dirigir compañías que cotizan en la bolsa, lo que incluiría a Tesla, así como una multa civil.

La SEC no tiene poder para aplicar sanciones penales.

Musk se defiende

El jefe de Tesla, Elon Musk, rechazó la demanda por fraude que hizo este jueves en su contra la comisión que regula la Bolsa en Estados Unidos acusándole de haber confundido a los inversores con una serie de tuits en los que afirmó que pensaba retirar a la compañía de la Bolsa.

“Esta acción injustificada de la SEC (la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos) me deja profundamente triste y decepcionado”, dijo Musk en un comunicado.

“Siempre he actuado en el interés de la verdad, la transparencia, los inversores y los hechos mostrarán que no comprometí estos (principios) de ninguna manera”, añadió el ejecutivo en el parte oficial que fue divulgado por AFP.