Colombia pudo terminar como líder del Grupo H en el Mundial de Rusia 2018 gracias a un tanto de cabeza de Yerry Mina. Pero no todo fue color de rosa, pues el elenco cafetero tuvo que batallar arduamente para poder superar 1-0 a Senegal y tuvo un cierre con drama y sabor agridulce producto de la lesión de su máximo astro, James Rodríguez.

El encuentro estuvo bastante nivelado de principio a fin, con pocas ocasiones claras de gol dignas de mención. El momento decisivo llegó cuando el espigado central colombiano Mina se elevó por encima de sus marcadores para anotar de cabeza el gol de la victoria en el segundo periodo.

Con los neogranadinos, la Conmebol mostró sus credenciales como una potencia del orbe al lograr meter a cuatro de los cinco equipos en competencia tras lo conseguido en días anteriores con Uruguay, Argentina y Brasil. Solo Perú debió marcharse a casa temprano.

Colombia terminó en la punta de la llave con 6 unidades y el martes 3 de julio se enfrentará en Moscú en los octavos contra Inglaterra, segunda del Grupo G, que el jueves perdió contra Bélgica el duelo que definía el líder de la llave.

Japón, que se medía con Polonia en Volgogrado, cayó 1-0, pero se quedó con el segundo cupo de la llave, empatado en 4 puntos con Senegal e igual diferencia de goles (0), por lo que el criterio de menos cartulinas amarillas (4 contra 6) decidió su permanencia en Rusia.

Como previeron Pekerman y Cisse, los 90 minutos se disputaron en medio de un clima de tensión evidente por lo que estaba en juego, con cada pelota disputándose con el alma.

Pero Senegal no se quedó atrás y respondió con una internada de Sadio Mané en el área grande, pero el crack del Liverpool cayó ante el corte deslizante de Dávinson Sánchez cuando intentaba taponarle el remate.

El árbitro serbio Milorad Mazic sancionó la acción como pena máxima, a los 16 minutos, pero la protesta de los colombianos obligó al central a revisar la jugada con el VAR y posteriormente anular la pena máxima.

Aunque los colombianos respiraron aliviados, a esa acción sobrevino otra preocupación para los cafeteros. James Rodríguez pedía el cambio a los 30 minutos tirado en el campo.

El astro del Bayern Múnich se fue lesionado, y aunque aparentemente caminaba bien, pero de forma lenta, la molestia podría haber sido en el gemelo izquierdo, una dolencia que lo tuvo a maltraer durante el Mundial.

“Estoy muy preocupado por James, es muy duro para el equipo esta situación”, expresó a los medios tras el partido, el seleccionador de Colombia, José Pekerman, al referirse a la lesión de su máximo referente.

En la segunda parte, el banco africano prosiguió generando peligro pero ésta vez Colombia reaccionó y pudo sacar el asedio con el gol de Mina, con un cabezazo a los 74 minutos tras un córner de Quintero, que el central del Barça lo luchó a fuerza y pulmón para imponerse.

Colombia por segunda ocasión consecutiva se mete a los octavos como ganadora de su llave, pero la felicidad no es completa por la lesión de James.