La startup de reconocimiento facial Clearview AI acordó restricciones sobre cómo las empresas pueden usar su base de datos de miles de millones de imágenes faciales, para resolver una demanda que la acusa de recopilar fotos de personas sin permiso.

Según un acuerdo presentado este lunes en un tribunal estatal de Illinois en Chicago, Clearview AI dejará de otorgar acceso pagado o gratuito a su base de datos a la mayoría de las empresas privadas e individuos.

También acordó dejar de proporcionar su base de datos a las agencias gubernamentales en Illinois, incluida la policía y otras fuerzas del orden, durante cinco años.

Clearview AI, con sede en Nueva York, aún puede trabajar con agencias del gobierno federal, incluidas las autoridades de inmigración, así como con agencias gubernamentales estatales fuera de Illinois.

El caso había sido presentado en mayo de 2020 por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), grupos que representan a inmigrantes indocumentados y víctimas de violencia sexual y doméstica, y otros.

Acusaron a Clearview AI de violar repetidamente la Ley de privacidad de información biométrica de Illinois al extraer fotos tomadas de Internet, incluso de plataformas como Microsoft, LinkedIn, Facebook e Instagram.

Facebook, parte de Meta Platforms Inc, acordó en 2020 pagar 650 millones de dólares para resolver un litigio colectivo que lo acusa de violar la ley de Illinois.

Los críticos de Clearview AI han dicho que su tecnología viola la privacidad de las personas, mientras que la compañía ha dicho que bloquear el uso de imágenes disponibles públicamente equivale a censura.

El acuerdo de este lunes requiere la aprobación de la corte. Clearview AI no admitió responsabilidad, negligencia o culpa al aceptar llegar a un acuerdo.

Ambas partes caracterizaron el acuerdo como una gran victoria.

Floyd Abrams, uno de los abogados de Clearview AI y uno de los abogados más destacados de la Primera Enmienda, dijo en un comunicado que el acuerdo no requiere cambios materiales en el modelo comercial de la compañía ni prohíbe la conducta en la que ahora se involucra.

Nathan Freed Wessler, subdirector del Proyecto de Tecnología, Privacidad y Discurso de la ACLU, dijo en un comunicado que el acuerdo «demuestra que las leyes estrictas de privacidad pueden proporcionar protecciones reales contra el abuso».

Fuente: Reuters