Cisco y Google han anunciado este miércoles eun acuerdo de colaboración para ofrecer al mercado una solución de nube («cloud») híbrida diseñada para ayudar a las organizaciones a optimizar sus datos y a desplegar las aplicaciones y servicios de este sistema a la vez que se refuerza su seguridad.

En un comunicado, los portavoces de Cisco explican que la oferta permite monitorizar cargas de trabajo de forma que se aprovechen al máximo las inversiones ya realizadas al facilitar la migración de datos a la nube al ritmo deseado. Las organizaciones podrán desarrollar nuevas aplicaciones en la nube o en sus centros de datod con las mismas herramientas de desarrollo y entornos de producción y ejecución, tal y como se indica en la nota de prensa.

Los desarrolladores pueden así sacar partido a las ventajas de distintas herramientas abiertas como «kubernetes», el catálogo de servicios de Google Cloud Platform (GCP), tecnologías de redes de trabajo y seguridad de Cisco o la plataforma Istio de gestión de microservicios. Los desarrolladores de aplicaciones empresariales pueden acceder también a APIs Cloud de forma segura y se proporcionan herramientas y recursos para que puedan programar en entornos híbridos.

En resumen, la solución de Cisco y Google Cloud proporciona capacidades de orquestación y gestión, redes de trabajo, seguridad y visibilidad y control ya que permite la monitorización del rendimiento de las aplicaciones y de la red y automatización en tiempo real. La infraestructura preparada para la nube es una plataforma convergente que soporta las actuales aplicaciones y entornos nativos. Por otro lado, la solución «open source» ofrece un mecanismo uniforme para conectar, securizar, gestionar y monitorizar microservicios, tal y como se indica en la nota enviada por Cisco.

Además, la solución ofrece soporte técnico conjunto y coordinado de Google Cloud, Cisco y la red global de colaboradores de Cisco.