La Agencia Científica Nacional de Australia desarrolló un estudio que demostró que el virus responsable de la enfermedad COVID-19, es capaz de permanecer en etapa infecciosa hasta por 28 días, en superficies como pantallas de teléfono y dispositivos afines.

Los científicos recomendaron desinfectar las pantallas de los teléfonos y dispositivos afines varias veces al día, con productos que ofrezcan alta concentración de alcohol.