Luego de unas imágenes burlescas del presidente chino Xi Jinping, el videojuego taiwanés de terror “Devotion” fue vetado en China luego de ocasionar una fuerte polémica entre los internautas de ese país que ha obligado a la empresa desarrolladora pedir disculpas, informaron este lunes medios locales.

Las ventas mundiales de “Devotion” se ubican en más de 200.000 descargas.

El vice primer ministro taiwanés, Chen Chi-mai, manifestó su apoyo en las redes sociales “la libertad creativa” en medio de la controversia. “‘Devotion’ es un buen juego, vibrante y creativo, e incluye muchos elementos del folclore y las costumbres de Taiwán”, afirmó.

Los comentarios en China no han sido positivos, ya que el juego compara al jefe de Estado del gigante asiático con Winnie the Pooh en un cartel que decora una pared, y luego saca una noticia de prensa en la que aparece un atacante de niños llamado “Baozi” (bollo hervido con diferentes tipos de rellenos), uno de los apelativos de Xi, reseñó EFE.

Red Candle, la empresa taiwanesa creadora del juego, emitió este domingo una disculpa formal por no haber descubierto las imágenes, que atribuyó a un desarrollador isleño independentista.

“Esta no es la posición de Red Candle y esta no es la intención de ‘Devotion’ (…) Lamentamos profundamente haberlos herido”, manifestó en su disculpa a la empresa isleña, que también ha eliminado las imágenes ofensivas del juego.

Esto no ha impedido que se cancele la alianza entre Red Candle y su distribuidora china, por lo que el videojuego ya no puede venderse en el país asiático, señaló el diario Taiwan News.