El regulador fiscal de China anunció este miércoles que tomará medidas enérgicas contra la evasión de impuestos en su floreciente industria de transmisión en vivo y comenzará a exigir que las plataformas en línea informen las identidades, los ingresos y las ganancias de los transmisores en vivo cada seis meses.

La Administración Tributaria del Estado informó en su sitio web que los transmisores en vivo y las plataformas deben competir de manera justa y cumplir con sus obligaciones legales de pagar impuestos.

«La transmisión en vivo ha jugado un papel importante en los últimos años en la promoción del empleo flexible», dijo.

«Al mismo tiempo, existen problemas como la mala gestión por parte de las plataformas de transmisión en vivo, el comportamiento irregular de marketing comercial, la evasión de impuestos, que impiden el desarrollo saludable de la industria y dañan la equidad y la justicia social».

La popularidad  de la transmisión en vivo ha aumentado en China, con millones de personas influyentes que ejecutan canales como Douyin, el equivalente chino de TikTok, Kuaishou y otras plataformas de videos cortos, donde hablan sobre temas que incluyen estilo de vida, comida, juegos y viajes.

Los reguladores chinos ya han apuntado a algunas de estas personalidades por evasión de impuestos, en particular a algunos que venden productos a través de transmisiones en vivo.

La celebridad de Internet Viya, cuyo verdadero nombre es Huang Wei y era conocida en China por su destreza en las ventas, fue multada con 1340 millones de yuanes (211,1 millones de dólares) en diciembre pasado por ocultar ingresos personales y otros delitos en 2019 y 2020.

El organismo de control del ciberespacio de China también advirtió a principios de este mes que apuntará a las empresas que administran personas influyentes en las redes sociales para rectificaciones este año.

El Wall Street Journal informó el martes que las autoridades chinas están trabajando en regulaciones para limitar el gasto monetario diario de los usuarios de Internet en propinas digitales.

Fuente: Reuters