El gobierno de Shenzhen realizó una histórica prueba pública donde resultaron beneficiadas al menos 50,000 personas luego de repartirse 10 millones de yuanes (equivalentes a $1.5 millones) en monedas digitales emitidas por el Banco Popular de China.