Un edificio histórico de la ciudad de Shanghái en China fue reubicado a más de 61 metros de su sede original, con la ayuda de al menos 200 patas robóticas.

Caminando sobre 198 patas robóticas, el edificio de 7.600 toneladas de peso fue capaz de desplazarse más de 61 metros hasta llegar a su nueva ubicación.