China lanzó este lunes exitosamente un satélite de observación oceánica al espacio que permitirá a los científicos estudiar simultáneamente, y por primera vez, los vientos de la superficie del océano y las olas, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Este envío formó parte de una misión conjunta realizada bajo la cooperación espacial chino-francesa.

El Satélite de Oceanografía China-Francia (CFOSat), despegó a las 8:43 am sobre un cohete portador Long March-2C desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en el noroeste del desierto de Gobi, y entró en una órbita sincrónica al sol a 520 km sobre la Tierra.

“Ayudará a aumentar la observación y la predicción de estados marinos catastróficos, como olas gigantes y tormentas tropicales, y proporcionará apoyo de seguridad para las operaciones e ingeniería costa afuera, navegación de barcos, pesca y gestión costera”, dijo Zhao Jian, un alto funcionario de la Administración Nacional Espacial de China.

“Los datos que obtengan, de notables beneficios sociales y económicos, desempeñarán un papel importante en la protección de los entornos oceánicos, la explotación de los recursos marinos, la prevención y reducción de los desastres marinos, así como la mejora de la investigación en ciencias marinas”, agregó.

El CFOSat, equipado con las tecnologías más avanzadas del mundo, lleva dos instrumentos de radar innovadores: un dispersómetro de viento desarrollado por China para medir la fuerza y ​​la dirección de los vientos y un espectrómetro de ondas desarrollado por Francia para estudiar la longitud, la altura y la dirección de las ondas, de acuerdo a Wang Lili, diseñador jefe del satélite en la Academia China de Tecnología Espacial (CAST).