Alegando que el objetivo es evitar la adicción a los videojuegos en los jóvenes, el Gobierno chino exigirá los nombres reales de todas las personas que accedan a los títulos

 

La medida entrará en vigencia en septiembre. Compañías como Tencent ya han iniciado sus propios controles que incluyen reconocimiento facial