China no se mostró favorable con la decisión del gobierno estadounidense de poner a la empresa de telecomunicaciones Huawei en una lista negra y dijo que tomará medidas para proteger a sus compañías, en una nueva prueba de las relaciones, mientras ambas potencias ​​económicas chocan contra el comercio.

China está totalmente en contra de que otras naciones impongan sanciones unilaterales a las entidades chinas, señaló un portavoz del Ministerio de Comercio, quien destacó que Estados Unidos debería evitar dañar aún más las relaciones comerciales chino-estadounidenses.

La ofensiva contra Huawei ocurrió cuando el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, indicó que pronto visitaría China para sostener más conversaciones comerciales. Las esperanzas de un acuerdo para poner fin a su guerra comercial se han puesto en duda después de que las dos economías más grandes del mundo aumentaron los aranceles de los productos la semana pasada.

El Departamento de Comercio de EE.UU. expresó este miércoles que estaba agregando al fabricante tecnológico Huawei y 70 empresas afiliadas a su llamada “Lista de Entidades” en un movimiento que prohíbe a la compañía china adquirir componentes y tecnología de firmas estadounidenses sin la aprobación previa del gobierno de EE.UU.

Además, el presidente Donald Trump firmó el miércoles por separado una orden ejecutiva que prohíbe a las empresas estadounidenses utilizar equipos de telecomunicaciones fabricados por compañías que se consideren un riesgo para la seguridad nacional.

La orden no identificó concretamente a ningún país o compañía, pero los funcionarios de EE.UU. calificaron previamente a Huawei de “amenaza” y han presionado a los aliados para que no utilicen sus equipos de red en la próxima generación 5G.