Solamente con sus temas, una verdadera legión de seguidores en todo el planeta trata de apaciguar el dolor que produjo su partida, hace 4 años.

Gustavo Adrián Cerati Clark, uno de los máximos exponentes del rock argentino y latinoamericano y líder de la mítica banda de rock Soda Stereo, sufrió un accidente cerebro vascular que lo mantuvo en coma desde el 15 de mayo de 2010, luego del espectáculo.

Luego de aquel histórico e inolvidable concierto que dejara sin habla a una multitud de fanáticos que lo esperaron por horas en las instalaciones de la Universidad Simón Bolívar.  Se dio un concierto diferente, único, íntimo, con un techo de estrellas que brillaba de manera especial y un ambiente entrañable, cercano, al que él hacía alusión en varias ocasiones.

En retrospectiva, todo el que presenció este, su último concierto, nunca imaginó que esa magia del momento, esa confabulación de atmósfera, sonido, ánimos, y hasta un ambiente perfecto, era su réquiem. Nadie imaginó que Venezuela sería el escenario de su despedida, de su adiós.

Mucho se habló de los excesos previos a su llegada a Caracas, y de un estado de salud algo vulnerado. Lo cierto es que de allí partió a un viaje que lo mantuvo en coma por más de 4 años en un limbo que solo tuvo como audio a sus fanáticos a las puertas de los centros médicos en donde permaneció recluido, tanto en Caracas como en su amada Buenos Aires, seguidores con sus guitarras y sus voces rotas de dolor, entonando sus temas, almas que quería agradecer tanto sentimiento y tanta pasión en letras que han cantado por décadas, ahora incluso con sus hijos.

Hasta que finalmente, aquel 4 de septiembre de 2014 y con un cuerpo sumamente deteriorado, Gustavo se liberó de todo y partió a dar una vuelta por el universo, alto, cada vez más alto.

Hoy más que nunca sigue vigente, su música ha quedado como fiel acompañante de varias generaciones de seguidores que agradecen sus temas, sus riffs apasionados y sus frases emblemáticas.

“Separarse de la especie, por algo superior, no es soberbia… es amor”

Gracias Totales!