Casi 130 mil consumidores de Apple en Chile se han sumado a una demanda colectiva en el país en contra del fabricante del iPhone, al que acusan de originar un perjuicio por la “obsolescencia programada” de sus dispositivos móviles.

De acuerdo a lo informado este martes la Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu), el aumento de usuarios que se han inscrito como parte demandante ha superado todos los récords en este tipo de acciones legales en el país sudamericano.

“Un éxito sin precedentes”, así lo calificó el presidente de Odecu, Stefan Larenas, la campaña contra el gigante tecnológico, que apenas lleva abierta cinco días.

“La fuerza colectiva de esta demanda le debe dejar claro a los proveedores que infringen la ley que se acabó el tiempo de abusar abiertamente o mediante artimañas tecnológicas de la inocencia, buena voluntad, temor o incluso desidia de los consumidores”, acotó Larenas.

La demanda colectiva responde al reconocimiento de Apple de ralentizado algunos equipos antiguos bajo el argumento de preservar la duración de su batería.

Sin embargo, desde Odecu apoyaron su postura en que diversos modelos del teléfono iPhone “presentaban un funcionamiento deficiente, sea por sufrir apagados intempestivos o por mostrar un funcionamiento más lento”, reseñó EFE.

An Apple iPhone Xs Max (R) and iPhone Xs rest on a table during a launch event on September 12, 2018, in Cupertino, California.
New iPhones set to be unveiled Wednesday offer Apple a chance for fresh momentum in a sputtering smartphone market as the California tech giant moves into new products and services to diversify.Apple was expected to introduce three new iPhone models at its media event at its Cupertino campus, notably seeking to strengthen its position in the premium smartphone market a year after launching its $1,000 iPhone X.
/ AFP PHOTO / NOAH BERGER

El abogado de la parte demandante, Juan Sebastián Reyes, indicó en el mismo comunicado que solicitan al tribunal que “se reparen todos los iPhone que están señalados en la demanda y que han tenido los problemas de ralentización”.

“Si no se pueden reparar o el arreglo es costoso le pedimos al tribunal que se ordene una indemnización a los consumidores que consiste en la recompra de los aparatos al valor de mercado que estos tengan ahora”, señaló Reyes.

También destacó que solicitaron otra indemnización por “la pérdida de tiempo que tuvieron los consumidores debido a la ralentización del dispositivo” y que equivaldría a 126 mil pesos (193 dólares).