Ya han pasado casi 2 años desde que comenzó la pandemia por la covid 19 y con ella el confinamiento llevo a muchas empresas a organizar a sus empleados para trabajar desde casa.

Aunque en algunos países las empresas están llamado a sus trabajadores a la oficina, siguen quedando varias cosas pendientes como la salud mental.

El inicio del confinamiento pudo resultar difícil para varios, ya que de estar parte del día con sus compañeros del trabajo pasaron a estar todo el tiempo frente a un monitor, reduciendo su contacto humano al mínimo.

Algunas empresas están llamando a sus empleados retomar las actividades presenciales -mixtas o completas-, lo que está dejando ver, contrario al inicio de la pandemia, que los trabajadores ya no quieren volver a la oficina.

De acuerdo con The Washington Post puede deberse a una “extraña realidad”, en la que los trabajadores regresan a la oficina pero siguen estando frente a la pantalla de un ordenador contestando correos electrónicos y teniendo reuniones por Zoom, Google Meet o Teams de Microsoft.

El trabajo a distancia hizo de la tecnología una herramienta indispensable, no obstante, aún con planes de retorno lo sigue siendo, por lo que, como lo explica Margarita Álvarez de Zabalza, Fundadora y CEO en Working for Happiness, lo importante es encontrar un equilibrio para no olvidar la parte humana.