La Comisión Europea ha sancionado al gigante tecnológico Google, por considerar que abusa de posiciones dominantes en su negocio publicitario e impide una competencia justa, “boicoteando” a  otros buscadores online.

“Google ha consolidado su domino online y se ha protegido de la presión competitiva mediante la imposición de restricciones contractuales anticompetencia a sitios web de terceros”, ha detallado la comisaria para la competencia, Margrethe Vestager.

Las acciones de Google, representan una conducta ilegal según las normas antimonopolio de la Unión Europea.

Esta es la tercera sanción que recibe la compañía estadounidense aunque es también la más baja.

En el 2017 el departamento de Competencia impuso una multa de €2.420 millones por favorecer  a su servicio de comparación de precios “Google Shoppinng” frente a sus rivales. Posteriormente, lo sancionó con €4.340 millones por las restricciones aplicadas a compañías fabricantes de equipos compatibles con tecnología Android.

La cantidad total de las tres multas impuestas a Google por la Comisión Europea asciende a 8.250 millones de euros, pese a que la multinacional estadounidense ha recurrido ante la Justicia europea para apelar las dos sanciones anteriores.

Google ha prometido desarrollar durante los próximos meses,  nuevas actualizaciones que den mayor visibilidad a sus competidores europeos.

“Siempre hemos estado de acuerdo en que los mercados sanos y competitivos son algo que nos interesa a todos… Hemos hecho gran cantidad de cambios en nuestros productos para cumplir con las preocupaciones de la Comisión Europea”, ha explicado la compañía estadounidense en un comunicado difundido este miércoles.