El fabricante de automóviles alemán BMW presentó el primer automóvil del mundo “que cambia de color” en el Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas.

El concept car, llamado BMW iX Flow, utiliza tecnología de tinta electrónica que normalmente se encuentra en los lectores de libros electrónicos para transformar el exterior del automóvil en una variedad de patrones en gris y blanco.

“Este es un cambio de color realmente eficiente desde el punto de vista energético utilizando la tecnología E Ink”, dijo la ingeniera de investigación de BMW Stella Clarke. “Así que tomamos este material, es una especie de papel grueso, y nuestro desafío fue conseguirlo en un objeto 3D como nuestros coches”.

Cuando es estimulado por señales eléctricas controladas por una aplicación de teléfono, el material trae diferentes pigmentos a la superficie, lo que hace que el automóvil adopte un tono o diseño diferente, como rayas de carreras.

En el futuro, los cambios también serían controlados por un botón en el tablero del automóvil o quizás incluso por gestos con las manos, dijo Clarke.

No se necesita energía para mantener el color que elige el conductor, según BMW.

“Mi caso de uso favorito es el del color para influir en los reflejos de la luz solar”, dijo Clarke. “En un día caluroso y soleado como hoy, puede cambiar el color blanco para reflejar la luz del sol. En un día frío, puede cambiarlo a negro para absorber el calor”.

Aunque el vehículo exhibido en CES sólo podría alternar entre gris y blanco, la tecnología se expandirá para cubrir un espectro de colores, según BMW.