El fabricante de automóviles alemán BMW ha entregado algunos de sus modelos sin soporte para las aplicaciones Android Auto y Apple CarPlay debido a la escasez de chips generada por la pandemia.

Según ha publicado Automotive News Europe, BMW se ha visto en la obligación de dar salida a los vehículos sin esta funcionalidad tras una acción empresarial de emergencia como consecuencia del Covid-19.

Al parecer, el fabricante habría cambiado de proveedor de chips para llevar los automóviles ya terminados a sus destinos correspondientes durante la pandemia y poder venderlos en diferentes países.

De ese modo, el nuevo proveedor utiliza semiconductores que aún no son compatibles con estas dos aplicaciones y requieren una actualización de su ‘software’ que no llegará hasta el próximo mes de junio.

Fuente: Portaltic