Este miércoles la reconocida marca de autos eléctricos Tesla, bajo la dirección de Elon Musk, decidió no aceptar bitcoin como forma de pago, y por esta razón la principal criptomoneda ha sufrido una inminente caída.

La explicación que dieron desde Tesla para tomar esta decisión se basa en el impacto medioambiental por el incremento en el uso de combustibles fósiles en torno al universo de las monedas digitales. La criptodivisa pasó abruptamente en la tarde del miércoles de $54.000 a $46.000 según datos de Bloomberg. Para la mañana de este jueves, el precio de bitcoin se acerca a los 51.000 dólares. 

Elon Musk dijo que las criptomonedas son una buena idea en muchos niveles y que tienen un futuro prometedor, pero aseguró que no puede sacrificarse al medio ambiente.