La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el filántropo y cofundador de Microsoft, Bill Gates, presentaron hoy un “catalizador” para impulsar tecnologías con gran potencial climático como el hidrógeno limpio, combustibles sostenibles para la aviación o el almacenamiento energético.

“Alcanzar las cero emisiones será una de las cosas más duras que la humanidad ha hecho nunca”, declaró Gates durante la firma de un acuerdo -anunciado inicialmente el pasado junio- que espera sirva para “reducir la diferencia de costes entre las tecnologías sucias de hoy y las tecnologías limpias de mañana”.

La iniciativa, que también buscará desarrollar la captura y almacenamiento de CO2, busca acelerar tecnologías que aún no están maduras para su explotación comercial o que no son escalables a través de la movilización de 820 millones de euros (1.000 millones de dólares) entre 2022 y 2026 de dinero público, privado y donaciones.

“El desafío climático requiere que invirtamos en innovaciones de alto riesgo”, declaró Von der Leyen, en ese acto programado durante la COP26 de localidad británica de Glasgow.

En este sentido, la Comisión prevé obtener la financiación para esta nueva asociación público-privada del programa investigación e innovación de la Unión, bautizado como Horizonte Europa, y del Fondo de Innovación en el marco del programa InvestEU mientras que la organización Breakthrough Energy, fundada por Gates, contribuirá con la misma cantidad, explicaron.

Tanto Von der Leyen como Gates señalaron que no es una contradicción anunciar nuevas inversiones en tecnología cuando el fondo de 100.000 millones de dólares anuales prometido por los países ricos a los países en vías de desarrollo sólo llega, por ahora, a 79.600 millones, y que se debe trabajar “en paralelo”.

El presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer, institución que también participa en la iniciativa, dijo que “el mundo no llegará las cero emisiones en 2050 con una única bala de plata” y se refirió al proyecto como “una forma de atraer al sector privado” hacia la financiación de la transición energética.

El acuerdo es similar al alcanzado entre el Reino Unido y Breakthrough Energy, en virtud del cual se movilizará un total de 400 millones de libras (unos 470 millones de euros). EFE