El presidente Joe Biden eliminó los aranceles sobre los paneles solares de cuatro países del sudeste asiático durante dos años e invocó la Ley de Producción de Defensa para impulsar la fabricación de paneles solares en casa, dijo este lunes la Casa Blanca, confirmando un informe de Reuters.

La exención arancelaria se aplica a los paneles de Camboya, Malasia, Tailandia y Vietnam y servirá como un «puente» mientras aumenta la fabricación en Estados Unidos, dijo la Casa Blanca.

Las acciones de compañías solares de EE.UU., incluidas SunPower Corp, Enphase Energy Inc y Sunrun Inc subieron después de que Reuters informara anteriormente que Biden emitiría una proclamación que garantizaría que los paneles representaran alrededor del 80 por ciento de las importaciones estadounidenses no enfrentarían aranceles, que podrían haberse impuesto de forma retroactiva como parte de una investigación del Departamento de Comercio.

La medida surge en respuesta a las preocupaciones sobre la congelación de proyectos solares en todo el país y el impacto resultante en los planes de la administración para combatir el cambio climático. La investigación, anunciada en marzo, está considerando si las importaciones de paneles solares de los cuatro países estaban eludiendo los aranceles sobre productos fabricados en China.

La investigación había llevado al mayor grupo de comercio solar a reducir sus pronósticos de instalación para este año y el próximo en un 46 %, ya que desarrolladores como NextEra Energy Inc y Southern Co advirtieron sobre importantes retrasos en los proyectos.

La Casa Blanca dijo que la Ley de Producción de Defensa también se usaría para expandir la fabricación de aislamiento de edificios, bombas de calor, transformadores y equipos para «combustibles limpios generados por electricidad», como electrolizadores y celdas de combustible.

“Con un arsenal de energía limpia más fuerte, Estados Unidos puede ser un socio aún más fuerte para nuestros aliados, especialmente frente a la guerra de (el presidente ruso, Vladimir) Putin en Ucrania”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

La fabricación constituye una pequeña parte de la industria solar de EE.UU., y la mayoría de los trabajos se concentran en el desarrollo, la instalación y la construcción de proyectos. La legislación propuesta que alentaría la fabricación solar doméstica está actualmente estancada en el Congreso.

Heather Zichal, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Energía Limpia, indicó que el anuncio de Biden «rejuvenecerá la construcción y la fabricación doméstica de energía solar al restaurar la previsibilidad y la certeza comercial».

La investigación del Departamento de Comercio, iniciada en respuesta a una queja de un pequeño proveedor de paneles solares, Auxin, esencialmente detuvo el flujo de paneles solares que representan más de la mitad de los suministros estadounidenses y el 80 por ciento de las importaciones.

El director ejecutivo de Auxin, Mamun Rashid, criticó la medida de la Casa Blanca por haber «abierto la puerta de par en par a los intereses especiales financiados por China para derrotar la aplicación justa de la ley comercial estadounidense».

El principal fabricante de paneles de EE.UU., First Solar, dijo que la medida de la administración «socava la fabricación solar estadounidense». Sus acciones cayeron más de un 2 % al mediodía en el Nasdaq.

Fuente: Reuters