El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó el jueves al comité que analiza la inversión extranjera por riesgos de seguridad nacional que agudice su enfoque en las amenazas a los datos confidenciales, la seguridad cibernética y áreas como la microelectrónica y la inteligencia artificial.

En una orden ejecutiva, Biden también instruyó al poderoso Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos (CFIUS, por sus siglas en inglés) del Tesoro de los EE. UU. para que examine más de cerca las transacciones que podrían afectar el liderazgo de los EE. UU. en biotecnología y computación cuántica, según altos funcionarios de la administración que informaron a los reporteros sobre el movimiento.

«La orden ejecutiva ayudará a guiar al comité y también debería ayudar a las empresas y los inversores a identificar mejor los riesgos de seguridad nacional que surgen de las transacciones para ayudarlos a determinar si deben presentar una solicitud ante CFIUS», dijo uno de los funcionarios.

Las empresas estadounidenses que hacen tratos con entidades extranjeras deben presentar una solicitud ante la agencia si cumplen con ciertos criterios.

El funcionario enfatizó que CFIUS ya ha estado considerando este tipo de riesgos y ha tomado medidas para abordarlos en el pasado.

CFIUS se ha convertido en una poderosa herramienta para obstaculizar la inversión china en sectores críticos en los Estados Unidos.

Bajo la administración anterior de Trump, CFIUS ordenó a ByteDance de China que se deshiciera del negocio estadounidense de la popular aplicación de videos cortos TikTok debido a los temores de que los datos de los usuarios estadounidenses pudieran pasarse al gobierno comunista de China.

Reuters informó en marzo que TikTok estaba cerca de llegar a un acuerdo para que Oracle Corp  almacenara la información de sus usuarios estadounidenses sin que ByteDance tuviera acceso a ella, con la esperanza de abordar las preocupaciones regulatorias estadounidenses sobre la integridad de los datos en la aplicación.

El Departamento del Tesoro dijo en un informe el mes pasado que los inversores chinos casi duplicaron la cantidad de solicitudes que presentaron el año pasado en busca de autorización regulatoria de EE. UU. para participaciones propuestas en empresas estadounidenses.

Los funcionarios dijeron que la nueva orden ejecutiva no estaba dirigida específicamente a China.

«Ni esta orden ni CFIUS en general son específicas de un país (o) se centran en un país. Lo que hace el comité es analizar las transacciones transacción por transacción para evaluar los riesgos de seguridad nacional», dijo un funcionario.

La orden también ordena a CFIUS que se concentre en las transacciones que podrían poner en riesgo los datos personales de los estadounidenses y podrían plantear riesgos de seguridad cibernética.

Con Reuters