El videojuego para Smartphone Westworld comenzó con el pie izquierdo su puesta en el mercado, pues en los tribunales hay una demanda por plagio en contra de sus creadores, Warner Bros y el estudio canadiense Behaviour Interactive, por considerar que el referido título utiliza código procedente de la saga Fallout.

Bethesda, que había colaborado anteriormente con Behaviour para el desarrollo del videojuego para móviles Fallout Shelter, inició una querella en un tribunal federal en Maryland por incumplimiento de contrato, infracción de ‘copyright’ y apropiación indebida de propiedad intelectual.

Bethesda defiende que se utilizó en el videojuego de la serie Westworld (basado en la serie de HBO), propiedad intelectual desarrollada para Fallout Shelter, tanto en forma de diseño como de ‘gameplay’ e incluso código informático registrado.

Behavior Interactive, el estudio que trabajó con Bethesda para hacer Fallout Shelter, también trabajó con Warner Bros. para hacer el juego, ha sido nombrado un codemandado.

Westworld, según la demanda, es un videojuego “altamente similar” al título de Fallout. Bethesda lo considera un “plagio evidente” y culpa a Warner Bros, estudio desarrollador del título, de una infracción de derechos de autor y de beneficiarse a costa de ello, según se indica en una nota de Europa Press.

En la información se afirma que la acusación está bien sustentada con pruebas concretas del plagio, como la presencia de un ‘bug’ de ‘software’ presente en el inicio de la ‘demo’ de Westworld y por el que una parte del paisaje aparece desenfocada. Este error se encontraba presente en versiones iniciales de desarrollo de Fallout Shelter, según reclama Bethesda.

Igualmente, como parte de la presentación ante el organismo judicial, Bethesda incluyó más de una decena de copias de dichos artículos de prensa con análisis exhaustivos y detallados de especialistas que indican de manera específica las similitudes entre ambos juegos.

El estudio estadounidense exige que Behaviour Interactive y Warner Bros se hagan cargo de una compensación por los daños causados por la ruptura del contrato y los beneficios generados, así como de los costes del juicio.