Si hay un favorito que ha mostraron sus credenciales, ese ha sido el seleccionado de Bélgica que este sábado volvió a lucirse en ataque y amparada en dobletes de Eden Hazard y Romelu Lukaku, superó sin atenuantes a Túnez por 5-2 en el Spartak Stadium de Moscú con lo que quedó en excelente posición de poder avanzar a los octavos de final de la Copa del Mundo.

Hazard (6 de penal, 51), Romelu Lukaku (16 y 45+3), que alcanza a Cristiano Ronaldo en la tabla de anotadores del torneo con 4 dianas, y Michy Batshuayi (90) firmaron los tantos de los ‘Diablos Rojos’, mientras que para las ‘Águilas de Cartago’ marcaron Dylan Bronn (18) y Wahbi Khazri (90+3).

Bélgica comanda el Grupo G con 6 puntos y se clasificará matemáticamente el domingo si Inglaterra gana o empata ante Panamá.

Fue una nueva demostración ofensiva del equipo entrenado por el español Roberto Martínez, con Hazard y Kevin de Bruyne buscándose continuamente y Lukaku como estilete en la punta del ataque.

Tras ganar 3-0 ante Panamá en la apertura, los belgas dieron este sábado una mejor impresión ante Túnez, aunque también quedó acreditado que los Diablos Rojos sufren en defensa, recibiendo dos tantos del equipo norteafricano.

Bélgica sólo podría quedarse fuera de los octavos si Panamá gana a Inglaterra y Túnez y los ingleses derrotan a los Diablos Rojos en la última jornada. Pero incluso en ese caso, los pupilos de Martínez cuentan con un buen colchón de goles a favor para deshacer los eventuales empates.

Los belgas, que lograron su segundo triunfo en dos partidos e infligieron su segunda derrota a Túnez, abrieron el marcador en el minuto 7, gracias a un penalti de Siam Ben Youssef sobre Eden Hazard que el propio delantero del Chelsea se encargó de convertir en gol.

Romelu Lukaku aumentaba la ventaja belga de tiro cruzado, tras asistencia de Hazard, en el minuto 16; pero tan sólo dos minutos después, Dylan Bronn acortaba distancias al cabecear una falta sacada por el capitán tunecino, Wahbi Khazri.

Lukaku, en el tiempo añadido, aprovechó un pase al hueco de Thomas Meunier, para colocar en el marcador el 3-1 con el que se llegó al descanso y convertirse de paso, en el máximo goleador de la historia de su selección en Mundiales.

Al sexto minuto de la reanudación, Hazard emulaba al atacante del Manchester United y completaba su ‘doblete’, antes de que Michy Batshuayi anotase el 5-1, en el 90; y Khazri el definitivo 5-2, tres minutos después.