Una posible moneda digital del euro, que está estudiando el Banco Central Europeo (BCE), podría tener varios beneficios, como facilitar los pagos transfronterizos y proporcionar un ancla monetaria digital, dijo el martes el responsable de política monetaria del BCE finlandés, Olli Rehn.

Se espera que la fase de investigación del euro digital concluya en octubre de 2023, dijo Rehn en un discurso en la Universidad de California, publicado este miércoles.

El BCE decidiría entonces si comienza a construir un euro digital, dijo Rehn.

Vio varios beneficios posibles en la idea de introducir una moneda digital del banco central, como ampliar la disponibilidad del dinero del banco central para incluir pagos entre personas comunes de transacciones entre bancos únicamente.

«Un euro digital le daría a la gente una opción adicional sobre cómo pagar y facilitaría hacerlo en una economía cada vez más digital», indicó Rehn.

Dijo que las limitaciones de los activos criptográficos privados existentes eran «estructurales», debido a sus precios volátiles y su vulnerabilidad a los riesgos cibernéticos.

«Una forma nativa digital de dinero seguro del banco central podría mejorar la estabilidad al proporcionar una capa de liquidación de confianza neutral en el futuro sistema financiero», aseguró Rehn, haciéndose eco de los comentarios recientes de la vicepresidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Lael Brainard.

En junio, la Fed finalizó un período de consulta pública de cuatro meses en busca de opiniones sobre la idea de introducir un dólar digital, con el presidente de la Fed, Jerome Powell, hablando a favor.

Fuente: Reuters