En la actualidad, no es nada fácil competir en el mundo de los teléfonos inteligentes y menos en el rubro específico de la gama alta en el que compañías como Samsung o Apple llevan la delantera. Aún más empinada luce la cuesta para ZTE, que aparte de tener que lidiar con los avatares propias del mercado, ha tenido que sobreponerse a todos los efectos producidos por los problemas con el gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, la empresa china poco a poco comienza a buscar posición en la guerra de marcas y aprovechó la IFA 2018 para lanzar a la sociedad su nuevo buque insignia: el Axon 9 Pro que llega con especificaciones no tan novedosas pero si atractivas para ser una buena opción para el público, entre ellas una gran pantalla y un sistema de optimización de imágenes.

Es un terminal que se posiciona en la gama alta Android y que viene con todo lo que se podría esperar de un dispositivo de dicha categoría, a pesar de que su precio ni supera los 650 euros. Entra en esa dinámica en la que los fabricantes lanzan sus gamas altas a finales de año pero ajustan mucho sus precios.

Ahora ZTE se enfrenta contra los nuevos Poco F1, Xiaomi Mi 8, Honor Play, Honor 10 y OnePlus 6 y si bien posee varios elementos comunes con sus competidores, igual marca diferencias con detalles de hardware que lo hacen bastante atractivo.

El ZTE Axon 9 Pro viene con un enorme pantalla HDR10 de 6,21 pulgadas AMOLED con resolución FullHD+ (2.248 x 1.080 píxeles) y relación de aspecto 18,7:9. Esta diagonal se ha incrustado en un cuerpo de 156,5 x 74,5 milímetros. En cuanto al grosor, 7,9 milímetros para proporcionar buena ergonomía, y un peso de 179 gramos para redondear aún más el aspecto de diseño.

El nuevo ZTE Axon 9 Pro es el único modelo que de momento ha presentado el fabricante, bajo una única configuración. Mientras que todos su competencia lanza distintas configuraciones de memoria RAM y almacenamiento, ZTE aquí sólo apuesta por los 6 GB de RAM y los 128 GB de almacenamiento interno ampliables con microSD de hasta 256 GB. Y como la mayoría de la gama alta de 2018, también apuesta por el procesador Snapdragon 845.

Otro detalle a destacar del ZTE Axon 9 Pro es que lleva Android 8.1 Oreo puro, sin esas capas de personalizaciones que añaden Xiaomi o Honor a sus dispositivos.

En lo que a fotografía se refiere, ZTE ha incorporado en su nuevo Axon 9 Pro una doble cámara trasera de 12+20 megapíxeles con estabilización óptica de imagen capaz de grabar vídeos en resolución 4K. La cámara interna, colocada en el notch de la parte superior de la pantalla, se queda en 20 megapíxeles y se encargará del desbloqueo facial. También cuenta con lector de huellas y certificación IP68.

Todo este entramado técnico va direccionado a tener la mayor calidad visual posible. Es por eso que el termina cuenta entre sus bondades a la utilización de la tecnología Axon Vision de optimización de imagen, la cual muestra un color más preciso, que se ajusta a la reproducción de forma automática.

Con el chip de procesamiento de pantalla y la tecnología de estimación de movimiento, compensación del movimiento (MEMC) reproduce una imagen más nítida en vídeos, llegando a procesar hasta 500 megapíxeles por segundo. Asimismo, soporta la tecnología HDR10 para ofrecer mayor detalle.

La Inteligencia Artificial también tiene su buen lugar en este smartphone para la optimización del sistema, ya que identifica procesos y aplicaciones que se gestionan en segundo plano y ralentizan el funcionamiento del sistema. Igualmente sirve para predecir el comportamiento del usuario y finalizar las aplicaciones que no se utilizan. En la cámara, el reconocimiento de imagen facial y de movimiento inteligente ayudan a optimizar la captura de imágenes, y aporta componentes de retrato.

El ZTE Axon 9 Pro es el único de la comparativa de marcas que cuenta con resistencia al agua. El dispositivo está fabricado en cristal y eso ha permitido al fabricante añadir la carga inalámbrica, característica que de entro todos los modelos que estamos enfrentando solo lleva el Xiaomi Mi 8.

La autonomía es otro de los apartados a su favor, pues cuenta con una batería de 4000 miliamperios/hora, y se recarga por un puerto USB tipo C, compatible con tecnología de carga rápida Quick Charge 4+ de Qualcomm, así como con la carga inalámbrica.

El sistema de sonido incluye altavoces estéreo con sonido Atmos con reproducción de 24 bits y 192 KHz, aunque en esta ocasión ZTE ha prescindido del conector de 3.5 mm, apostando por el futuro. También dispone de NFC, wifi 802.11ac, y Bluetooth 5.0.