¿Los videojuegos provocan un comportamiento violento? Los estudios científicos aún no han encontrado ninguna conexión. Pero esta teoría quiere ganar terreno después del tiroteo masivo del sábado en El Paso, Texas.

Un manifiesto en línea que se cree que fue escrito por el pistolero mencionó brevemente el juego de combate Call of Duty. Luego, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump acusó el lunes que los “videojuegos horripilantes y espeluznantes” contribuyen a una “glorificación de la violencia”.

Las declaraciones de Trump fueron más suaves en comparación con su último roce con el tema en 2018, cuando llamó a los videojuegos “viciosos” y convocó a ejecutivos de la industria del juego a reunirse en la Casa Blanca.

Entertainment Software Association, el mayor grupo comercial de videojuegos, reiteró su posición de que no existe una conexión causal entre los videojuegos y la violencia.

Imagen archivo de la feria Gamescom. La industria de los videojuegos, según el analista de IDC Lewis Ward, generó $136 mil millones en ingresos en 2018 y está creciendo a una tasa del 15 por ciento por año. Una cifra tentadora para Google. (Foto EFE)

“Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de los videojuegos, y miles de millones de personas juegan videojuegos en todo el mundo”, dijo el grupo en un comunicado. “Sin embargo, otras sociedades, donde los videojuegos se juegan con avidez, no luchan con los trágicos niveles de violencia que ocurren en los Estados Unidos”.

“No hay estudios longitudinales que muestren un vínculo entre la violencia y los videojuegos”, dijo Benjamin Burroughs, profesor de medios emergentes en la Universidad de Nevada, Las Vegas. “Ciertamente, no existe un vínculo con la violencia armada”.

Burroughs expresó que algunos estudios muestran un aumento a corto plazo en los pensamientos y sentimientos agresivos después de jugar videojuegos, pero nada que alcance el nivel de violencia.

“Muchos jugadores se enojan cuando pierden o sienten que el juego era ‘trampa’, pero no conduce a resultados violentos”, aclaró.

Pero, ¿por qué sobrevive esta teoría?

De acuerdo a un reportaje de AP, la teoría persiste en parte porque los políticos lo han tomado como un blanco fácil, ya que carece de un poderoso lobby como, por ejemplo, la Asociación Nacional del Rifle.

En 2013, después del tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook en Newton, Connecticut, el vicepresidente Joe Biden sostuvo tres días de amplias conversaciones sobre prevención de la violencia armada, incluida una reunión con ejecutivos de la industria de los videojuegos. Tras la conclusión de las reuniones en 2013, la Casa Blanca solicitó una investigación sobre el efecto de los medios y los videojuegos en la violencia armada, pero no salió nada sustancial de eso.

“Los políticos de ambos lados van tras los videojuegos, es esta extraña fuerza unificadora”, declaró Markey. “Les hace parecer que están haciendo algo”.

Otra razón, según Markey, es que los videojuegos pueden parecer inquietantes para las personas que no son jugadores. “Se ven atemorizantes. Pero la investigación simplemente no respalda que haya un vínculo con el comportamiento violento”, señala.

Para leer la nota completa haga click aquí