AT&T envió a sus usuarios un correo electrónico donde sugería actualizar sus equipos, puesto que los dispositivos obsoletos dejarían de funcionar en el 2022.

La compañía declaró la acción como un error consciente, ya que, su intención era recomendar actualizaciones antes del cierre de su red 3G programada para febrero de 2022, por lo que reconoció que el comunicado debió incluir la fecha en que ciertos dispositivos ya no serían compatibles.