Dos jóvenes disfrutaban un partido de fútbol americano durante un torneo regional de videojuegos celebrado en el centro comercial Jacksonville Landing ubicado al norte de Florida, Estados Unidos.

En el momento en que el jugador se prepara para patear el balón, se escucharon al menos doce disparos y gritos de personas desesperadas.

En el hecho hubo “múltiples víctimas”, entre ellos el sospechoso que fue abatido por la policía. Según medios locales 11 personas resultaron heridas y cuatro personas fallecieron.