Móvil o tablet, ¿por qué no las dos cosas al mismo tiempo? Samsung ha renovado su modelo más ambicioso en su catálogo de móviles plegables, naciendo así el nuevo Samsung Galaxy Z Fold4.

Al igual que el Flip, la base es la misma respecto a la generación anterior, aunque hay pequeños e importantes cambios para justificar el salto generacional.

Ficha técnica

SAMSUNG GALAXY Z FOLD4
DIMENSIONES Y PESO Plegado: 67,1 x 155,1 x 15,8 mm

Desplegado: 130,1 x 155,1 x 6,3 mm

263 gramos

PANTALLA EXTERNA HD+ de 6,2 pulgadas

Pantalla Dynamic AMOLED 2X (2316 × 904, 23.1:9)

PANTALLA PRINCIPAL QXGA+ de 7,6 pulgadas

Dynamic AMOLED 2X Infinity Flex

(2176 × 1812, 21.6:18)

Tasa de refresco adaptativa de 120 Hz (1∼120 Hz)

PROCESADOR Qualcomm Snapdragon 8+ Gen 1
MEMORIA ROM 12 + 256 GB

12 + 512 GB

12 + 1 TB

CÁMARA FRONTAL 10 MP (pantalla exterior)

4 MP bajo pantalla (pantalla interior)

CÁMARA PRINCIPAL 50 MP f/2.2

12 MP f/2.2 (UGA)

10 MP f/2.4 teleobjetivo 3X

BATERÍA 4.400mAh

Carga rápida de 25W

Carga inalámbrica

SISTEMA OPERATIVO One UI 4.1.1

Android 12L

CONECTIVIDAD 5G SA/NSA

LTE

Wi-Fi 6E

Bluetooth v5.2

NFC

OTROS Sensor de huellas en el lateral

Certificación IPX8 contra agua y polvo

Disponible en colores verde, negro y beige

PRECIO 1.800 Dólares

Un diseño refinado y con más sentido que nunca

Un primer vistazo al nuevo Samsung Galaxy Z Fold4 no es suficiente para apreciar el pequeño pero necesario cambio que ha habido. Una de las principales quejas con este dispositivo estaba en que su formato, con el móvil plegado era bastante estrecho. El gran cambio de esta generación es el salto del 24.5:9 a 23.1:9.

Aunque sigue siendo un teléfono muy estrecho, el Galaxy Z Fold4 es ahora bastante más cómodo cuando está plegado

Pasa así de, en el mismo ancho de la generación pasada, a tener un panel que pasa a ocupar de 54,5mm a 57,2mm. Puede parecer un cambio mínimo, pero se nota. Sigue siendo un móvil bastante estrecho, pero plegado está más cerca de un móvil «normal» de lo que pueda parecer.

No ha sido impactante pasar del ancho habitual en cualquier otro teléfono a este, y la única duda que queda es cómo se adaptará la reproducción de contenidos multimedia, algo que comprobaremos en el análisis.

La calidad de construcción del dispositivo es excelsa, con aluminio y cristal. La principal pega sigue siendo que, cuando el teléfono está plegado, es bastante grueso. Básicamente, vuelve a ser como tener dos teléfonos el uno junto al otro.

Ha habido también una importante reducción en el peso, bajando desde los 271 gramos del Fold 3 hasta los 263 gramos. Sigue siendo un móvil muy pesado, pero teniendo en cuenta que es prácticamente como tener dos teléfonos en uno, la cifra no es excesiva.

Las pantallas, a priori, parecen idénticas a las que vimos el año pasado, aunque se han reducido ligeramente los marcos del panel interior. Por fuera tenemos un panel Dynamic AMOLED de 6,2 pulgadas con resolución 2316 x 904 HD+ con el que no hemos apreciado falta de nitidez, pese a la resolución.

Por dentro el panel es de 7,6 pulgadas, con resolución 2176 x 1812 QXGA+. Ambos soportan tasa de refresco de 120Hz y, sí, volvemos a encontrarnos con el famoso pliegue en mitad de la pantalla.

Basta con inclinar un mínimo el dispositivo para que aparezca el pliegue. No obstante, rara vez nuestro dedo pasará por la parte central del panel por lo que, al contrario que en el Galaxy Z Flip4, no será algo que notemos demasiado al tacto (otro asunto es cuánto nos moleste esto a la vista).

Lo mejor de Qualcomm

En su interior, el principal protagonista es el nuevo Qualcomm Snapdragon 8+ Gen 1. Se trata de un procesador con litografía de 4 nanómetros, con dos núcleos Cortex-X2 como protagonistas. Es el procesador de gama alta más eficiente de Qualcomm, por lo que deberíamos tener un rendimiento notablemente superior respecto al Snapdragon 888 de la generación anterior.

Las configuraciones de memoria parten de los 256 GB, pasan por los 512 GB y pueden llegar hasta 1 TB, todas ellas con 12 GB de RAM. La batería permanece sin cambios, 4.400mAh con carga rápida de 25W.

Ha habido cambios también con las cámaras, el sensor principal pasa de 12 a 50 megapíxeles, el ultra gran angular mantiene los 12 y el teleobjetivo pasa a tener 10 megapíxeles en lugar de 12. Desde Samsung aseguran que el apartado fotográfico ha mejorado.

La cámara frontal interior de 4 megapíxeles está bastante oculta, y tendremos que acercarnos bastante a la pantalla para apreciarla. Nos han bastado unos pocos minutos para apreciar que no es de demasiada calidad, y que conviene más utilizar la cámara frontal exterior si lo que queremos es un selfie de calidad (en videollamadas con el móvil desplegado no queda otra que usar la interior).

Apuntar asimismo que lo que realmente le da vida a los Fold es el software. Esta generación tenemos una barra de aplicaciones al más puro estilo macOS. Es decir, cuando abramos las aplicaciones, seguiremos teniendo una barra inferior con las apps que queramos. Así, podremos abrir de forma rápida múltiples aplicaciones en pantalla dividida con tan solo arrastrarlas hasta la pantalla.

El Fold es un móvil nacido para la multitarea, y Samsung ha refinado el diseño de las ventanas y la experiencia general. En cuestión de segundos podemos tener múltiples aplicaciones abiertas, y al contar con casi 8 pulgadas es bastante fácil interactuar con las mismas.

Este Samsung Galaxy Z Fold4 tiene interesantes mejoras, con los mismos problemas a resolver

Más que una gran renovación, el nuevo Galaxy Z Fold4 es una evolución bastante lógica respecto al modelo anterior. Tiene mejor procesador, mejores cámaras, un software más refinado y un formato algo más cómodo. Buenas noticias para los amantes del plegable más ambicioso de Samsung.

El Samsung Galaxy Z Fold4 vuelve a enfrentarse al reto de la durabilidad, mejorando por el camino el grueso del hardware.

Pese a esto, el panel interior sigue arrojando dudas en durabilidad. En estas impresiones, ha bastado con rozarlo con la uña para que se quede ligeramente marcado. Con este tipo de paneles flexibles hay que tener mucho cuidado si queremos que no tenga la más mínima marca, una limitación que esperamos se vaya resolviendo con el tiempo.

Fuente: Xataka