El Gobierno argentino emitió una medida cautelar que ordena a WhatsApp que “se abstenga de implementar y/o suspenda” la actualización de las condiciones de servicio y política de privacidad de la plataforma de mensajería durante 180 días o hasta que finalice la investigación en desarrollo por supuesta “conducta anticompetitiva de abuso de posición dominante”.

La medida, dispuesta por la Secretaría de Comercio Interior, quedó formalizada en una resolución publicada este lunes en el Boletín Oficial, en la que se afirma que la última actualización de los términos de servicio y condiciones de privacidad de WhatsApp implica “una modificación de las reglas de intercambio de los datos de los usuarios”.

“Y su operatividad suponía el ejercicio de un mayor poder por parte de la firma Facebook INC. para procesar información de los usuarios de WhatsApp”, agrega.

Según se especifica, a diferencia de la actualización hecha en 2016, en esta oportunidad la firma notificó a los usuarios que debían aceptar los nuevos términos “para poder mantener las prestaciones básicas de la aplicación de mensajería, u optar por abandonar la plataforma”.

APERTURA DE UNA INVESTIGACIÓN


El pasado 13 de mayo, la Secretaría instruyó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia abrir una investigación de oficio sobre las nuevas condiciones impuestas a los usuarios de la aplicación, lo cual, “junto con otras prácticas de empresas del grupo económico al que pertenece” podrían configurar una “conducta anticompetitiva de abuso de posición dominante”.

“Dada la alta cantidad de usuarios en la República Argentina, existen indicios preliminares que Facebook goza de una posición dominante en el mercado, a través de sus redes sociales Facebook e Instagram, así como a través de la plataforma de mensajería de WhatsApp”, enfatiza el aviso oficial.

Se remarca que, “de verificarse el intercambio de información de los usuarios establecida para el día 15 de mayo del corriente año”, se estaría “conformando una base de datos de usuarios con un nivel de detalle no replicable por otras empresas, dando lugar a potenciales conductas exclusorias y explotativas”.

“En los mercados de plataformas digitales, la recopilación y el intercambio de datos no razonables puede otorgar una ventaja competitiva a los actores dominantes y resultar en efectos de explotación de usuarios y exclusión de competidores, derivando en prácticas con potencialidad de afectar el interés económico general”, concreta el texto.

Con información EFE