El Egipto de Mohamed Salah, pese a adelantarse en el marcador con un tanto del astro del Liverpool, terminó perdiendo 2-1 en el descuento ante Arabia Saudí, este lunes en Volgogrado, en un duelo entre dos equipos ya eliminados en el Grupo A y en el que sólo estaba ya en juego el honor del tercer puesto.

Un gol en la prolongación del centrocampista del Villarreal Salem Al Dawsaryen, que resolvió un choque gris en el que el protagonismo se lo llevó el guardameta de los ‘faraones’, Essam el Hedary, quien se convirtió en el jugador más veterano en disputar un Mundial.

Arabia Saudí terminó tercera con un punto y Egipto cuarta sin unidades.

La derrota ante los saudíes empañó además el récord del arquero egipcio Essam El Hadary, que con 45 años y 161 días se convirtió en el jugador de más edad en disputar un encuentro del Mundial, superando la plusmarca del colombiano Faryd Mondragón (43 años, 3 días).

El Hadary había detenido un penal, antes de recibir poco después un primer gol en otra pena máxima y no pudo evitar en el descuento final una nueva derrota de los ‘Faraones’.

El duelo en el estadio de Volgogrado tuvo como condimento adicional el enfrentamiento de los técnicos argentinos Héctor Cúper, de 62 años, y Pizzi, de 50 años, ambos debutantes como estrategas en una Copa del Mundo.

Arabia Saudí había tomado las riendas del partido, dominaba el juego en el centro del campo, pero sin profundizar, y Egipto, fiel al estilo impuesto por el argentino Héctor Cúper, conservaba en espera de un error que le permitiera apuntarse su primer triunfo mundialista.

El fallo en el pase lo cometió Salem y lo aprovechó El Said. El jugador del Kuopion finlandés lanzó en largo para que ‘Mo’ Salah mostrara su habilidad en el control en carrera y el oportunismo que atesora en sus botas, para marcar con un sutil globo sobre la salida alocada de Al Mosailen.

Los saudíes encontraron el empate en el punto penal, luego de un claro agarrón de Ali Gabr sobre Fahad Almuwallad, quien minutos antes había errado una pena máxima.

La acción fue revisada en videoarbitraje y Alfaraj transformó la falta en gol cerrando la primera parte.

La segunda mitad se jugó con un poco más de dinámica y presencia en ambos arcos, pero fue hasta los 90+5 minutos cuando Arabia Saudí celebró su única victoria en el Mundial con un tanto de Aldawsari, tras una combinación de pases en el área.