Apple y el fabricante de chips estadounidense Qualcomm anunciaron este martes un acuerdo para poner fin a todas las disputas judiciales relacionadas con patentes que mantenían abiertas en varias partes del mundo.

Ambas compañías emitieron un escueto comunicado en el que no ofrecieron detalles concretos como cuantías o fechas, pero aseguraron que la decisión pone fin a “todos los litigios que hay en marcha”, incluyendo aquellos que Qualcomm mantiene con los proveedores del fabricante del iPhone.

Como parte del acuerdo, Apple aceptó pagar a Qualcomm (que en la mayoría de estos casos era la parte demandante) una cantidad de dinero no especificada, y Qualcomm concedió al gigante de la manzana mordida una licencia de seis años extensible a otros dos para usar su tecnología.

Además, Qualcomm proveerá de nuevo chips a Apple durante “varios años”, reseñó Efe.

El acuerdo de este martes pone fin a múltiples batallas judiciales que las dos empresas mantenían abiertas en juzgados de todo el mundo, especialmente en China y EE.UU., y que en la mayoría de los casos se remontaban a acusaciones por parte de Qualcomm de que Apple o sus proveedores estaban usando sin licencia tecnología que le pertenecía.

Durante varios años, Qualcomm fue el proveedor de chips para iPhone, una relación comercial que se desgastó con el tiempo y que la compañía con sede en Cupertino finalmente rompió por completo en 2018, cuando dejó de usar microprocesadores de esa compañía para su nuevo modelo XS.

Tras conocerse el acuerdo, las acciones de Qualcomm se disparaban un 5,22 % en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los mercados de valores en Nueva York, mientras que las de Apple bajaban ligeramente un 0,1 %.