La startup Rune Labs, con sede en San Francisco, dijo el lunes que recibió autorización de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. para usar el Apple Watch para monitorear temblores y otros síntomas comunes en pacientes con enfermedad de Parkinson.

El software de Rune Labs utiliza los sensores de movimiento integrados en el Apple Watch, que ya se pueden utilizar para detectar cuando una persona se cae. El presidente ejecutivo de Rune Labs, Brian Pepin, dijo a Reuters en una entrevista que los datos de Apple Watch se combinarán con datos de otras fuentes, incluido un implante de Medtronic que puede medir señales cerebrales.

El objetivo de Rune Labs es que los médicos utilicen los datos combinados para decidir si ajustar el tratamiento de los pacientes y cómo hacerlo, un enfoque llamado medicina de precisión. En la actualidad, dijo Pepin, la mayoría de los médicos tienen que recopilar datos sobre los movimientos de un paciente observándolo durante una breve visita clínica, lo que no es ideal porque los síntomas del Parkinson pueden variar mucho con el tiempo.

El Apple Watch les dará a los médicos un flujo continuo de observaciones durante largos períodos, dijo Pepin.

«Cuando se piensa en el proceso de llevar a alguien a su terapia o combinación de medicamentos o dispositivos óptimos, o incluso si un paciente podría ser apto o no para cierto ensayo clínico, es una decisión muy difícil de tomar cuando solo se tiene un poco contexto», dijo Pepin.

La autorización de la FDA de Rune Labs es el primer uso destacado de las herramientas de software que Apple lanzó para medir los trastornos del movimiento en 2018.

El año pasado, un grupo de científicos de Apple publicó un estudio en la revista Science Translational Medicine que mostraba que el dispositivo era eficaz para controlar los síntomas del Parkinson. Después de ponerse en contacto con Apple acerca de las herramientas, Pepin dijo que «el líder del equipo tardó unos ocho minutos en comunicarse conmigo y decir: ‘Oye, perfecto, exploremos esto'».

Apple se ha asociado con una variedad de otras compañías para usar el Apple Watch como un dispositivo de control de la salud, incluido un acuerdo con Johnson & Johnson para estudiar si el reloj se puede usar para ayudar a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular.

Con Reuters